• (507) 6204-7999
  • guardavidaspanama@hotmail.com

Nosotros

Vigilar por la vida!” es el lema al que hacen honor los Guardavidas, o sea las personas entrenadas para vigilar, proteger y atender; brindando respuesta inmediata de rescate acuático y primeros auxilios de emergencia a aquellos en situación de riesgo dentro y alrededor del agua. Estos saben que su responsabilidad principal es la prevención de incidentes que lamentar, y en condiciones de peligro para los bañistas, son capaces de arriesgar la propia vida por procurar el bienestar de aquel en problemas.   

En las últimas décadas ha surgido el salvamento acuático, a nivel mundial como una profesión más que como un oficio o pasatiempo, y ha logrado tal importancia como el ser policía, bombero o paramédico, siendo el Guardavidas quien lleva a cabo esta riesgosa labor; tomando en cuenta que estos siempre estarán allí cuando se les necesite.

Panamá ha ido desarrollando actividades en materia de salvamento acuático, gracias a instituciones locales que han capacitado Guardavidas; pero aún así, no vamos acorde con las exigencias de un país que a principio de un nuevo milenio, tiene grandes retos y expectativas que cumplir en materia de seguridad en el turismo recreativo acuático, el bienestar de vidas humanas y el desarrollo sostenible de nuestros recursos acuáticos; y esto demanda mayor vigilancia en nuestras aguas y zonas costeras.

Reseña Histórica de la Asociación
Los datos conocidos del salvamento acuático panameño nos indican que a inicios de 1940, Adán Gordón y Pedro Almillátegui fueron los pioneros cuando tomaron la iniciativa de enseñar empiricamente las técnicas de ese entonces a un grupo de jóvenes. Más tarde Carlos Paterson; en 1944 se convirtió en el primero en organizar un grupo formal de salvavidas integrados a la Cruz Roja Juvenil de Panamá.

En 1997, cinco Guardavidas iniciaron algo que estuvo gestándose sin lograr concretizarse en ninguno de sus intentos anteriores, y que dos años después, el 15 de enero de 1999 alcanzó a cimentarse, dando pie a lo que hoy es nuestra agrupación. Algunos, en ese momento no preveíamos el alcance de que esta idea cambiaría mucho en nuestras vidas de manera radical, y así ha sido.

La Asociación de Guardavidas de Panamá surge de la necesidad de elevar con voz potente, todas las inquietudes de estas personas ignoradas y no consideradas profesionales, que desean ser reconocidos para seguir sirviendo a su prójimo como individuos preparados para brindar seguridad y protección en las aguas recreativas de nuestro país.

Habiéndose emprendido ya hace ocho años su formación y el inicio de gestiones de su primera Junta Constitutiva, esta organización profesional; sin fines de lucro ni distinción de ninguna índole, ha logrado desempeñar efectivamente su labor pese a las críticas de aquellos que no ven seriedad en nuestra agrupación.

Con sede en la provincia de Panamá, seguirá siendo la organización gremial que busca elevar y mantener la calidad del salvamento acuático en Panamá, tomando siempre como puntos de referencia a los Guardavidas, y a aquellos a los que servimos.

Esta iniciativa, más que todo partió del interés de los gestores de fundamentar, fomentar y consolidar, a través de una agrupación técnico docente, las bases de la seguridad y salvamento acuático panameño y también contribuir a la del resto de América, dirigiendo esfuerzos al intercambio internacional de información para apoyarnos como hermanos que somos.

Actualmente, hemos iniciado nuestra expansión como gremio habiendo sumado a nuestros hermanos de dos áreas de la geografía nacional al instalar las Coordinaciones Provinciales de Herrera y Colón.

Se suma a esto, nuestro más grande logro, el que recientemente se haya aprobado en los tres debates de la Asamblea Nacional de Diputados la Ley que “regula el salvamento acuático y dicta otras disposiciones”, que fuera una propuesta de esta organización. Lamentablemente no encontró eco en el Órgano Ejecutivo que la objetó, y ahora tiene que esperar una segunda vuelta de discusiones.

Este movimiento por la modernización, promoción y fortalecimiento del salvamento acuático panameño trae consigo muchos eventos y oportunidades de superación para todos los que desean involucrarse en él, al dar inicio los programas docentes, deportivos, de acreditación y de intercambio internacional.